Epigramas

Los abuelos. Dios mio los abuelos. Como discutian. A estas discusiones les debe Pablo, estos epigrámas:

El vinilo hace amistades

Una riña acalorada
en la tienda de Marino,
tienen los viejos montada.
Se les dá un vaso de vino,
y aquí no ha pasado nada.

La sopeta

Mi abuela llegó a cién años
con una simple receta
que la libraba de daños:
Le daba al buche unos baños
de pan con vino. ¡SOPETA!

Tiene también, otro recuerdo que lo plasmó en versos y que están basados en un hecho real. Los tituló:

Actividad familiar

Mi madre, atiende a la tuerta:
Mi padre, la duerme un poco.
Mi abuelo, arregla una espuerta.
Mientras mi abuela, en la puerta,
intenta sacarse un moco. (Con perdón)

La calle donde tenian la tienda se llama Real, o familiarmente calle Alante, en el número 19. Una calle de tierra, y cuando llovia, barro. Casi al final de la calle habia un gran corral donde Venancio, el propietario tenia vacas, estas vacas, también tenían como es lógico sus necesidades fisiológicas, y el producto de estas necesidades circulaban por toda la calle real o calle Alante, era como más se la conocia… Y por todo esto, Pablo, escribió…

En mi calle

Vean este riachuelo
bajando la calle Alante.
Maloliente y espesuelo
que siempre sigue adelante
cubriendo cientos de hoyos.
Perforando el entresuelo,
llega y muere en los Arroyos.

Señores suban y vean
a las vacas de Venancio,
que en su vivir mustio y rancio,
¡¡ solo mean, mean, mean!!.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: