Influencias

En el año 1981 (creo) Pablo, es nombrado Presidente de la S.E.I. (Sociedad Española de Ilusionismo, Circulo de Madrid)  para dos años, y que una vez acabados siguió como vicepresidente.

Enseguida se dió cuenta que la Magia de cerca era realmente su campo, produciéndole una atracción extraordinaria. En esta disciplina es donde el se siente a gusto y protegido, dando en todo momento el cien por cien. Pero como Pablo, dice y con razón: (“él en Magia siempre tiene razón”) “Mago mesero, poco dinero”; se montó un número de escenario, basado en efectos de mentalismo y un apartado de hipnotismo. Lo del hipnotismo es una afición aparte que en su momento también la afrontaremos.

Para Pablo, es de capital importancia el hacer un paréntesis y comentar que el conocer a uno de los miembros de la Compañía Mágica, en el año 1978 fue una de las cosas que mejor le pudieron ocurrir: Miguel Ángel Rodríguez Fernández, Psiquiatra muy cualificado en el mundo de la medicina y gran aficionado a la Magia. Conde Ropherman, destacadísimo Mago cómico y gran aficionado a la psiquiatría. Dos en uno. Para Segóbriga fue una suerte conocer a este personaje tan especial, del que aprendió no solo mucha “gramática parda” si no también, temas relacionados con el mundo del arte. Se consideran hermanos artísticos, con muchísimas actuaciones juntos, y dos anécdotas por actuación.

Cuando Pablo conoció a Miguel Ángel, este estaba retirado del mundo del espectáculo, dedicándose por entero a la medicina y teniendo la Magia, solamente como afición. Pablo le convenció para volver al fascinante universo de la ILUSIÓN y formar Compañía, para pasar los mejores años Mágicos de su vida

Pablo comentaba muchas veces que había tres cosas con las que más se reía: Cuando veía su nómina de administrativo, cuando miraba el saldo de su cuenta bancaria, y CUANDO VEIA ACTUAR AL CONDE ROPHERMAN.

El Conde Ropherman sigue siendo para nuestro hombre, el mejor mago cómico. El mago con más chispa natural que ha conocido.

En sus anécdotas lo recuerda con todo el cariño. Desde este dossier quiere darle las gracias más sinceras y recordar con todo regocijo aquellos años vividos en la Magia.

¡Gracias Miguel Ángel, psiquiatra. Gracias Conde Ropherman, Mago. Gracias por ser su paisano.
Gracias por ser su hermano!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: